Pobreza en Marruecos: estrategias, desigualdades y capital humano

Varios países africanos tienen un nivel determinado de extrema pobreza pero lo que distingue Marruecos es que a pesar de su gran crecimiento económico y reducción de pobreza a través de las últimas dos décadas, todavía persiste millones de personas pobres hasta el día de hoy. En este artículo, se explicarán algunas estrategias marroquíes puestas en marcha para erradicar la extrema pobreza.

Fuente: Pixabay

La pobreza, siendo uno de los problemas más persistentes que se enfrentan en el mundo de hoy, implica la falta de alguna herramienta o medio que asegure una vida digna, segura y satisfactoria (Caus, n.d.). El sistema internacional llegó al consenso de que debemos aspirar a erradicar la pobreza, especialmente la pobreza extrema. Así, el Objetivo 1 de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en el 2015 marcó como meta para el 2030 erradicar toda pobreza extrema en el mundo (Our World In Data, 2019).

El primer objetivo de la ODS contiene, a su vez, 7 subobjetivos enfocados en, además de erradicar toda extrema pobreza, reducir niveles de pobreza (general) a un mínimo del 50%, e implementar sistemas de protección social y derechos para obtener servicios básicos y tecnología, entre otras (Our World In Data, 2019).

Es importante tener en cuenta que la pobreza es un problema con variabilidad de causas y factores que posibilitan y refuerzan su existencia y, por esta razón, cada país tiene sus propios planes para poder erradicarla. Seguramente, varios países africanos tienen un nivel determinado de extrema pobreza pero lo que distingue Marruecos es que a pesar de su gran crecimiento económico y reducción de pobreza a través de las últimas dos décadas, todavía existen  millones de personas en situación de pobreza hasta el día de hoy. En este artículo, se estarán explicando algunas estrategias marroquíes puestas en marcha para erradicar la extrema pobreza1.

Pobreza en Marruecos

Haciendo referencia al crecimiento del PIB de Marruecos desde 1990 ($13,740) a 2019 (más de $27,000) (World Bank y OECD, 2020) podría confirmarse con seguridad que la economía de Marruecos ha tenido una trayectoria de crecimiento económico impresionante.

Aunque sea así, Marruecos tiene un nivel preocupante de pobreza. La línea de pobreza2 que usa Marruecos es 4667 dirhams para zonas urbanas y 4312 dirhams para zonas rurales, dando una línea promedia de 4490 dirhams o $1,222 anuales (Morocco High Commission, 2017). Según Achy (2010), a nivel nacional, 13% de la población estaba por debajo de esta línea en el 2000 pero este número ha bajado a 4.8 en el 2013 (Banco Mundial, 2020). La brecha de pobreza3 bajó a 0.94 en 2014 comparado con 3.5 en 2001, significando un aumento del ingreso medio de la población pobre por 2.5 veces. Esta reducción de pobreza es más grande cuando se ven datos de pobreza rural. En 2001, 25% de la población rural caía debajo de la línea de pobreza nacional pero en 2008, se redujo a 14.2%. La brecha de pobreza rural bajó de 6 en 2001 a 1.86 en 2014 (Morocco High Commission, 2017).

Programas para la reducción de pobreza

Detrás de estos datos existe una realidad económica que contribuye a esto y puede explicar esta reducción de pobreza. Durante la década de los 70, el gobierno implementó políticas de sustitución de importaciones para asegurar que las industrias fueran controladas mayormente por marroquíes. No obstante, este proceso causó crisis de deudas externas y alta inflación.

Fue en 1983 que el gobierno marroquí implementó medidas políticas neoliberales comúnmente instaladas en muchos países durante esta época, como la devaluación de la moneda, la apertura de industrias para exportar en el mercado internacional, la privatización de compañías públicas, entre otras. A largo plazo estas políticas brindaron frutos. El déficit de presupuesto bajó del 12% en 1983 a menos del 2% en 1993, la inflación bajó y la economía creció de un 4% a 6% en la década de los 80. Según Friedman (2010), fueron estos resultados, gracias a la diversificación de las exportaciones y el aumento del capital e inversiones, los que crearon una economía formidable, pudiendo sobrevivir a shocks internos y externos.

El crecimiento económico, junto al lento crecimiento de población y a la inversión gubernamental masiva a sectores sociales, fueron algunos de los factores que contribuyeron a la reducción de la pobreza en Marruecos. Este último factor podría considerarse como el catalista para diversos programas sociales que contribuyeron directamente a la reducción de la pobreza en Marruecos. En la segunda mitad de los 90, el gobierno cambió la manera en que estaban gastando sus presupuestos. En vez de hacer gastos públicos de manera universal, empezaron a usar gastos públicos de manera dirigida; en otras palabras, empezaron a invertir su presupuesto específicamente en la población pobre y no de manera generalizada en toda la población del país. Es así que se empezaron a financiar diferentes programas pro-pobreza (Achy, 2010).

En el 2005, nace el programa llamado Iniciativa Nacional para el Desarrollo Humano (INDH), un programa que pretende mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos marroquíes que tiene 4 áreas de interés: infraestructura, inclusión económica de los jóvenes, personas menores de 18 años y personas pobres. Su modo de acción trata de implementar y coordinar varios proyectos de desarrollo en una o más de estas áreas de interés. Actualmente, esta iniciativa sigue vigente con dos fases ya culminadas y una fase que se supone que acabará en 2023. En cuanto a su acción práctica, se han implementado más de 43.000 proyectos que han provisto el acceso a agua a 230.000 casas; 60.000 casas con electricidad, y más de 1.000 centros para mujeres en situaciones precarias (National Initiative for Human Development, 2019).

Lo que hace este programa interesante, además de la inclusión de temas que afectan a la mayoría de la población, es el acercamiento colaborativo. La metodología de acción está diseñada para que se implemente con la ayuda y coordinación de gobiernos y organizaciones locales, en vez de depender completamente de la administración del gobierno central.

Algunos resultados del INDH han sido: reducción de stunting4 en niños menores de 5 años (23% en 2003 a 15% en 2017), aumento de la esperanza de vida (70 años en 2000 a 76 en 2017) y reducción del porcentaje de personas pobres en las comunidades rurales que participaron en el programa (36% a 21%) (Dreisbach y Banco Mundial, 2020).

Además de esta iniciativa, existe otra que persigue el mismo objetivo por medio del avance del sector agrícola llamado Plan para un Marruecos Verde (PMV). Este programa empezó en el 2008 y tiene 3 objetivos principales: incrementar la productividad del sector agrícola, mitigar la pobreza rural y adaptar procesos agrícolas al cambio climático. Como el INDH, el PMV es un programa con vigencia en la actualidad que busca financiar diferentes proyectos de desarrollo. Hasta el 2018, este programa ha aumentado el PIB agrícola por 5.25% anual y ha creado más 340.000 oportunidades de trabajo (Agence, 2022; Balaghi, 2014).

Críticas a estos programas

A pesar de estar teniendo buenos resultados, tanto el INDH y el PMV han recibido varias críticas. El INDH se criticó por sus fallos a la hora de involucrar actores locales y su falta de impacto a la pobreza. Para implementar este programa, se crearon los siguientes comités (organizados por área de representación más grande a más pequeño): 1 nacional, 12 regionales, 70 provinciales y 667 locales. Los primeros tres comités son encargados en coordinación de estrategias, asignación de presupuestos, entrenamiento para empleados etc. cuando el comité local usa estos recursos asignados para usarlos a nivel local. También, estos comités locales solo tienen estatus de observador y no tienen voto en el comité provincial. Bergh (2012) comenta que esto resulta en ellos no tener ningún poder en cómo se distribuyen los recursos ni presupuesto y mucho menos en coordinación de estrategias. Además de esto, ciudadanos estaban insatisfechos en la provisión de servicios públicos, citando corrupción y absentismo de partes de oficiales de gobiernos responsables por esto. Además, se notó que, en la segunda fase (2011-2015), el Banco Mundial vio que más del 75% de casas pobres rurales no estaban incluidas como beneficiarias de este programa.

En el caso del PMV, las críticas hicieron alusión a la no consecución de sus objetivos principales. Algunos resultados negativos que se citan son la baja o nula paga para mujeres, la priorización de la producción frente a la sostenibilidad y, por último, la preferencia de agricultores más grandes frente a los pequeños (Asedrem, 2021; Dreisbach y Banco Mundial, 2020).

Conclusiones

Marruecos es un país que ha tenido un crecimiento económico exitoso, la cual, junto con un compromiso con el sector pobre, ha implementado dos estrategias que buscan reducir la pobreza. Estas dos estrategias están basadas en incrementar el capital humano (educación, salud) de la población pobre y ofrecerles más oportunidades de trabajo. Si se analiza más a fondo, estos programas se basan en una lógica sencilla: el marroquí pobre es pobre porque no tiene las herramientas para mejorar su desempeño laboral o no tiene las herramientas para poder conseguir trabajo. Partiendo de esta lógica, lo que se necesita es proveerles de esas herramientas para que, por sí mismos, puedan salir de su estado de pobreza.

Lo que sí puede presentar un problema es la persistente desigualdad de ingresos en el país. Con el coeficiente Gini5 a un 40.3 en 2018, se hace todavía más difícil el progreso para alcanzar el ODS 1 (Yi, 2020; Guerraoui, 2019). Esto es sin mencionar el impacto negativo que provocó la pandemia de COVID-19, por la cual el 33.33% de familias marroquíes tuvieron que cerrar negocios (Arab Weekly, 2020). Con los datos señalados anteriormente, las estrategias para la reducción de pobreza han aumentado el capital humano de poblaciones pobres y, poco a poco, se hace notable la salida de esta situación. Aparenta ser que si Marruecos quiere alcanzar el ODS 1 para el 2030, tendría que reconocer las desigualdades de ingresos y desigualdades rural-urbanos que impiden que el impacto de estos programas sean aún más alto y positivo.

Por otro lado, un estudio de las Naciones Unidas (ECSWA y United Nations, 2018) encontró que existe una privación masiva de años de escolaridad en poblaciones rurales; en base a esto, y haciendo una relación drecta con el contexto en el que se encuentra la población rural, se puede concluir que si el gobierno marroquí invierte en mantener a la escolarización de niños y niñas, se reduciría la probabilidad de que se mantengan en pobreza. Además de esto, entre 2001-2014, del 40% al 50% de casas marroquíes recibieron algún tipo de transferencia monetaria, unas públicas o privadas (como remesas). Otro estudio del Banco Mundial y el Morocco High Commission (2017) encontró que sin estas transferencias, la pobreza en general hubiera sido 56% más alta y 26% más alta en zonas rurales. Se puede concluir de estos datos que las transferencias monetarias tienen un impacto positivo en la reducción de pobreza y que puede considerarse su inclusión como elemento importante en futuras estrategias de reducción de esta.

Estas últimas soluciones que se proponen pueden hacer los programas más efectivos ya que mejoran estándares de vida y reducen la probabilidad de caer en pobreza, a diferencia de los programas actuales que se concentran en aumentar el capital humano para ser más económicamente eficientes.

Notas al calce:

  1. El Banco Mundial define una «persona de pobreza extrema» si gana menos de $1.90 al día.
  2. En general, líneas de pobreza se calculan sumando las cantidades mínimamente necesarias de dinero para obtener comida y otros bienes. Una persona que gana menos de lo que establece la línea de pobreza es considerada pobre (Achy, 2010).
  3. Este indicador mide la intensidad de la pobreza. Se determina por calcular el ingreso medio de la población pobre y se compara este ingreso medio con la línea de pobreza establecida. Por ende, cuanto más lejos esté el indicador de 0, menos cantidad de ingresos tiene en promedio la población pobre (o más intensa es la pobreza).
  4. Se refiere a cuando un niño falla al crecer a su altura adecuada para su edad.\
  5. Indicador que mide la desigualdad de ingresos en una población. Se expresa con un decimal entre 0 y 1; siendo 0 una distribución de ingresos equitativos (por ejemplo, 10% de la población recibiendo 10% de ingresos totales), y 1 una distribución de ingresos desiguales ( 1% de la población recibe 100% de ingresos totales)

Editado por Ada Okenve Obiang

Referencias

Achy, L. (2010). Morocco’s Experience With Poverty Reduction Lessons for the Arab World (Issue 25). Carnegie Endowment. www.carnegieendowment.org/pubs.  

Agence pour le développement agricole. (2022). Main Achievements of the Green Morocco Plan. https://www.ada.gov.ma/en/main-achievements-green-morocco-plan

Arab Weekly. (2020). COVID-19 could expand poverty in Morocco, experts warn. The Arab Weekly. https://thearabweekly.com/covid-19-could-expand-poverty-morocco-experts-warn 

Asedrem, S. (2021). The Green Morocco Plan: A Case Study of the Unintended The Green Morocco Plan: A Case Study of the Unintended Consequences of Sustainable Development Initiatives Consequences of Sustainable Development Initiatives [Tesis]. Florida, EEUU. https://stars.library.ucf.edu/etd2020/470/

Balaghi, R. (2014). The Green Moroccan Plan: A Challenge strategy for a Green Economic Growth. The bioeconomy: A challenge for the development in the South and in the Mediterranean. 10.13140/2.1.4024.2249

Bergh, S. I. (2012). ‘Inclusive’ Neoliberalism, Local Governance Reforms and the Redeployment of State Power: The Case of the National Initiative for Human Development (INDH) in Morocco. Mediterranean Politics, 17(3), 410-426. https://doi.org/10.1080/13629395.2012.725304

Caus, N. (n.d.). ¿Qué es la pobreza? Manos Unidas. https://www.manosunidas.org/observatorio/pobreza-mundo/definicion-pobreza 

Dreisbach, T., y Banco Mundial. (2020). A Participatory Approach to Building Human Capital: Morocco’s National Human Development Initiative. https://openknowledge.worldbank.org/handle/10986/34209

ECSWA y United Nations. (2018). Multidimensional Poverty in Morocco (Issue 18-00003). Beirut. https://arabsdgs.unescwa.org/en/read-digital-library/multidimensional-poverty-profile-morocco 

Faysse, N. (2015). The rationale of the Green Morocco Plan: missing links between goals and implementation. The Journal of North African Studies, 20(4), 622-634. https://doi.org/10.1080/13629387.2015.1053112

Friedman, S. J. (2010). A Tale of Two Economic Developments: Tunisia and Morocco (H.

Sharkey, Ed.). University of Pennsylvania, Pennsylvania, EEUU. https://repository.upenn.edu/curej/120/

Guerraoui, S. (2019). Despite drop in poverty, Morocco struggles with social inequalities | Saad Guerraoui | AW. The Arab Weekly. https://thearabweekly.com/despite-drop-poverty-morocco-struggles-social-inequalities 

Morocco High Commission for Planning y World Bank. (2017). Poverty in Morocco: challenges and opportunities. World Bank. https://www.worldbank.org/en/country/morocco/publication/poverty-in-morocco-challenges- and-opportunities

National Initiative for Human Development. (2019). Achievements and Impact. http://www.indh.ma/chantier-de-regne/#realisations 

Our World In Data. (2019). Goal 1: No Poverty. SDG Tracker. https://sdg-tracker.org/no- poverty

World Bank Group y Marzo, F. (2021). Poverty and Equity Brief Morocco. https://www.worldbank.org/en/topic/poverty/publication/poverty-and-equity-briefs

World Bank y OECD. (2020). GDP Per Capita (constant LCU)- Morocco. https://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.PCAP.KN?locations=MA 
Yi, Y. (2020). The State of Poverty in Morocco. The Borgen Project. https://borgenproject.org/the-state-of-poverty-in-morocco/

Luis Jenchieh Lacourt Colón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

El proyecto ACALAN y la defensa de las lenguas de África

Lun Abr 4 , 2022
La diversidad es uno de los aspectos destacables de África, sobre todo en lo referido a las lenguas, que se cuentan por miles en todo el continente. Desde hace décadas y a través de diversos mecanismos, la población africana y sus instituciones tratan de promover y proteger sus lenguas maternas consideradas hoy un vector clave de desarrollo.