El cuidado y uso del patrimonio cultural de los pueblos es fundamental para que perduren, y principalmente su lengua, ya que esta refleja la pertenencia a un grupo porque les permite comunicarse entre ellos. El pueblo Amazigh es una de las muchas poblaciones indígenas que han sido obligadas a dar la espalda a sus raíces a favor de la arabización para asegurar su supervivencia, lo que podría haber significado el fin del pueblo. Sin embargo, esto no ha ocurrido gracias a que, en las últimas décadas, se ha reivindicado la diversidad cultural como rasgo positivo para las sociedades, permitiendo a los Amazigh ejercer su cultura, disfrutarla y transmitirla de generación en generación.

Las protestas contra la brutalidad policial en Nigeria se han reactivado tras hacerse viral un vídeo donde un policía perteneciente al SARS disparaba a un joven nigeriano delante del Hotel Wetland en Ughelli el pasado 3 de Octubre. Un usuario de Twitter aseguró que miembros del SARS habían asesinado a tiros a un joven para robarle su coche. Las autoridades trataron de desmentir la noticia, lo que resultó imposible puesto que las imágenes y relatos ya habían comenzado a circular por la red.

En 2014, después de 27 años en el poder, Blaise Campaoré abandonaba el puesto presidencial como resultado de una ola de protestas que marcó toda una revolución contra el autoritarismo y el despotismo en Burkina Faso. El movimiento popular ‘Le Balai Citoyen’, lideró a la ciudadanía para tomar las calles, organizó las reivindicaciones y sirvió de plataforma para llevar a cabo las acciones estratégicas que forzaron a Campaoré a dejar el cargo; esperando dar paso a un gobierno más democrático.