Durante las dos últimas décadas la industria espacial africana ha experimentado un boom en toda regla, dejando atrás los tiempos de carencia de innovación en la materia, contando con países e iniciativas punteros en la nueva carrera por la exploración del cosmos (Giles, 2018). Los casos de Sudáfrica, Nigeria o Etiopía ejemplifican perfectamente el potencial desarrollo que África puede llegar a alcanzar con las nuevas tecnologías espaciales.

1

El fallecimiento de Déby tras 31 años de mandato, a manos de los rebeldes en el Norte, ha abierto una caja de pandora y podría suponer un aumento de la inestabilidad en la región del Sahel. Libia, Sudán y Níger llaman a la moderación, mientras la oposición y presuntamente parte del ejército no aceptan el giro monárquico del país. Mientras, la comunidad internacional ha condenado la fuerte represión y los fallecimientos en las manifestaciones en Chad, respuesta a la semana de tensión interna provocada por la toma de poder de su hijo para dirigir una transición de 18 meses.

Pocas veces oímos hablar de Mali en Europa y, cuando lo hacemos, suele ser en relación con la inseguridad y la inestabilidad política que azotan el país desde hace años. Lo que no suele ser tan común es mirar Mali desde una perspectiva distinta: a través de su música. Cuando hablamos de “música maliense” no hacemos referencia a ningún estilo en específico, sino, simplemente, a las obras de los músicos ligados a este país.

1

La división de África en la Conferencia de Berlín es un mito. África ya estaba dividida en territorios que se correspondían con características geográficas distintas y que consistían en una enorme variedad de sociedades, culturas y lazos étnicos y nacionales. Las características geográficas de las que hablamos incluían cordilleras, ríos y las rutas que estos accidentes geográficos habían ayudado a crear. Existían cientos de lenguas diferentes entre estos pueblos originarios, y aún existen, y la mayoría de ellos tenía sus propias creencias religiosas, aunque con el tiempo muchos de estos pueblos se vieron forzados a seguir las prácticas y enseñanzas del islam o el cristianismo.

¿Has oído hablar del Sahel? Lo cierto es que hasta hace muy poco el Sahel era una zona prácticamente desconocida para la población. Dada la creciente inestabilidad, la cercanía con el Mediterráneo, la presencia de nuestras fuerzas armadas y la inmigración procedente de la zona, esto ha ido cambiando y hoy es uno de los centros del análisis geopolítico.