La Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM) es una misión de paz constituida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en 2007. Su fin es recuperar un clima de entendimiento entre los diferentes actores que componen el territorio somalí; en concreto entre el Gobierno Federal y los diferentes Estados Federales. La Misión sigue en curso dados los obstáculos con los que se ha encontrado a lo largo de los años. En especial la organización terrorista Al-Shabaab, la debilitación de las relaciones con sus países aliados, Kenia y Etiopía, así como la tensión entre el Gobierno central y los Estados Federales.

Desde hace aproximadamente mes y medio, la República Federal Democrática de Etiopía está en los focos de la prensa internacional tras la declaración de su actual Primer Ministro, Abiy Ahmed Ali, de una ofensiva militar contra el Frente de Liberación Popular de Tigray (FLPT). Para entender este conflicto es necesario profundizar en sus divisiones étnicas así como en su sistema político federal, altamente polarizado y causante de diversas tensiones.

La visión de paz que tiene la Unión Africana (UA) es un tema importante dentro de la Agenda 2063. Dado que la construcción de la paz representa hoy en día uno de los principales retos para África, de la misma forma significa una oportunidad para demostrar que los gobiernos africanos tienen dentro de su continente las herramientas y las fórmulas para entender y construir las bases de un proyecto de paz. Es evidente que la necesidad de establecer bases para la construcción de la paz surge de las necesidades propias de la población.