Mélissa Akemakou, cofundadora de Junior Female Leaders: «La idea de Junior Female Leaders es empoderar a las mujeres y dar voz a aquellas que intentan ser emprendedoras».

Junior Female Leaders

Para los que no estén familiarizados con el proyecto, ¿podrías explicar qué es Junior Female Leaders?

La idea de Junior Female Leaders (JFL) es publicar artículos y hacer un poco de lobbying sobre los problemas que afectan a las mujeres. Este tipo de grupos ya existen en Bruselas, pero para mujeres senior, así que decidimos crear una organización centrada en mujeres jóvenes, porque pensamos que es importante recoger nuestra problemática como juniors- en el mundo laboral, persona recién contratada o de rango inferior, con poca experiencia en el sector- antes de pasar al nivel senior – persona de rango superior a nivel profesional, debido especialmente a una mayor experiencia en el sector.

¿Cómo surge el proyecto, cómo pasas a formar parte de él? 

Fue una coincidencia, di una conferencia sobre mujeres en África y durante ésta conocí a Alejandra – la otra cofundadora de JFL-, hablamos un poco y ella expuso su visión sobre Junior Female Leaders y decidí colaborar con ella.

¿Cómo te ayudan tus conocimientos en Economía para llevar adelante el proyecto?

En primer lugar, quiero decir que, antes de venir a Europa viví en África hasta los 18 años, por lo que tengo un conocimiento profundo de las realidades de allí.

También participé en la Moot Court Competition (Competición de Juicio Simulado), organizada por la Unión Africana, para promover los derechos de las mujeres en África. Gané esa competición en 2018 y luego decidí dedicar parte de mi tiempo a promover los derechos de las mujeres africanas en el mundo.

Actualmente, soy la Embajadora de la Sección África y ayudo a gestionar el proyecto en la parte financiera, así como en las demás problemáticas.

¿Dejaste África a los 18 años y dónde fuiste a estudiar?

Quiero señalar que mi padre era diplomático en la ONU, por lo que viajé mucho con él y conocí varios países. Viví en Chad, Togo, Senegal, Costa de Marfil y Burkina Faso.

Más tarde me fui a Toulouse, Francia, donde hice 2 años de Matemáticas Aplicadas en la Universidad. Luego volví a Costa de Marfil donde me saqué mi Licenciatura en Administración y un Máster. Finalmente, vine a España para hacer un MBA en Finanzas en la IESE Business School.

Rol de la mujer en los puestos ejecutivos en África

Hablemos un poco sobre África y la situación de las mujeres en África. Has vivido allí, en diferentes países, has visto distintas realidades. ¿cómo definirías la situación de las mujeres africanas en la sociedad actual? 

Creo que su posición es muy complicada. Si tomamos el caso de Togo, tenemos un problema cultural porque vivimos en una sociedad patriarcal, entonces cualquier cosa que una mujer quiera hacer tiene que ser aprobada por un hombre.

Por ejemplo, mi ambición es ser la primera mujer presidenta de Togo en el año 2045. Pero, todo el mundo me dice que en Togo no podré ser presidenta, que la gente no está preparada para que una mujer pueda liderar. Esto no me lo dicen hombres, me lo dicen mujeres y no sé por qué deberíamos limitar nuestros sueños y ambiciones. 

La idea de Junior Female Leaders es empoderar a mujeres que intentan cambiar esa mentalidad, dar voz a aquellas que intentan ser emprendedoras, tener influencia, un impacto a través de su trabajo. Y a la vez, dar a las niñas modelos a seguir.

Esa fue tu experiencia en Togo, ¿dirías que las cosas están ahora mejor que antes? 

No creo que la situación esté mejorando, creo que está empeorando de hecho. No quiero que se minimice el crecimiento de las mujeres ya que creo que tenemos mucho potencial.

Como mujer, es posible estudiar en el extranjero y llegar a posiciones importantes en grandes empresas, como mujeres negras es incluso más complicado, pero es posible.

Hablemos un poco sobre el desarrollo, podemos hablar de Togo si quieres, cómo ves el papel de las mujeres en el desarrollo de Togo o de los países africanos en general. ¿Crees que tendrán un rol importante? 

Creo que tienen un rol esencial, ya hemos hablado del rol de las mujeres en la sociedad. Tuve la oportunidad de trabajar en un Proyecto Social Empresarial y la idea era crear mini supermercados en Costa de Marfil dirigidos por mujeres. Hicimos un estudio social, que demostró que cuando empoderas a una mujer, con las ganancias obtenidas, pondrá a sus hijos en el colegio, cuidará de la casa, intentará hacer lo que pueda para promover a su familia.

No lo destacamos lo suficiente, pero ya hay emprendedoras. Mujeres que se ponen en frente de sus familias, con sus comercios, vendiendo pequeños objetos como joyas, comida, cualquier cosa para ayudar a sus familias.

Esto pasó hace unos meses, pero el nombramiento de Ngozi Okonjo-Iweala como directora de Comercio de la Organización Mundial, ¿crees que es un síntoma de que las cosas están cambiando o es una excepción? 

Creo que la posición de las mujeres en general está cambiando porque hay más lobbying sobre igualdad de género y estamos más organizadas.

Actualmente en África, concretamente en Libera, tenemos a la economista y política Ellen Johnson-Sirleaf, y a Victoire Tomegah Dogbé, primera ministra de Togo. Con Kamala Harris en Estados Unidos, también estamos avanzando. Pero, ahora hay que trabajar en cómo lo ve la gente, incluso si una mujer está en una posición de poder, ¿es realmente respetada?

Con organizaciones como Junior Female Leaders y otras asociaciones de mujeres, luchamos por esos derechos y también para ser respetadas. No es fácil llegar hasta esas posiciones y es más fácil cuando estás con mujeres que tienen los mismos desafíos, para así luchar juntas.

Planes de futuro de Junior Female Leaders

Hablemos un poco sobre el futuro de Junior Female Leaders, ¿qué ves en el futuro de la organización, ¿cuál es tu visión? 

El objetivo es conseguir un alcance global y tener más modelos y mentoras en las Comisiones de Bruselas para intentar empoderar a más mujeres. De momento, estamos en Latino América, España y yo estoy a cargo de África, desde París. Queremos encontrar a una mujer que lidere la sección de China. Para ello, hemos comenzado a hablar con mujeres originarias de ahí, para ver si conseguimos que nuestro mensaje llegue a esa parte del mundo.

Las mujeres compartimos muchas problemáticas similares y es bueno discutirlas para, tal vez, encontrar alguna solución que podamos implementar o importar a otros países. 

Hablas de conseguir más alcance global ¿Por qué China?

Creo que es un país importante, no podemos negarlo, y la organización allí es distinta. En la prensa las mujeres chinas no están muy visibilizadas, queremos entender cómo trabajan, porque hay muchas mujeres empoderadas, pero no podemos verlas. Personalmente, quisiera saber cómo consiguen llegar a esas posiciones de poder teniendo asimismo tan poca visibilidad en los medios. 

Como embajadora africana de la organización ¿Planeas en el futuro, tener conexiones con otras mujeres líderes en países africanos? 

Por supuesto, trabajo con Brigitte Kafui Adjamagbo-Johnson, ella es mi mentora. Es parte de la dirección de la asociación Wildaf, una organización que promueve los derechos de las mujeres y ella está a cargo de la rama en Togo. Fue la primera mujer en presentarse a las elecciones en Togo y hablamos sobre cómo empoderar a las mujeres allí.

Sobre todo, las estudiantes porque creo que la mayoría del trabajo se debe hacer con las mujeres jóvenes. Estamos pensando en un programa donde tengamos a graduadas de diferentes promociones para guiarlas durante 3 o 4 meses, con cursos sobre liderazgo, administración y derechos. 

La idea es que otras Junior Female Leaders de diversas partes del mundo, puedan viajar a Togo para dar esas clases. Considero que esta iniciativa puede ser muy interesante.

Tienes esta conexión en Togo, ¿tienes alguna otra conexión con otros países africanos?

En Costa de Marfil, en Senegal todavía no, pero estoy trabajando en ello. Estamos empezando de manera progresiva y de forma segura llegaremos a nuestro objetivo. Con la pandemia todo se ha ralentizado un poco más de lo normal, pero estamos intentando avanzar y conseguir nuevos objetivos para el 2022.

Para terminar, ¿hay algo más que quieras añadir, algún mensaje que quieras compartir?

Mi lucha no es sólo para las mujeres, es más que eso, es para el continente africano en general. Me gustaría destacar que es hora de trabajar. Tenemos dos opciones: ir a otras partes del mundo e integrarnos en sus sociedades, o intentar luchar por todos aquellos que se han quedado atrás. 

Yo decidí luchar por todos los que se quedaron atrás y abrir camino para el resto. Creo que todas nosotras, especialmente las mujeres negras, somos embajadoras y deberíamos luchar, trabajar al máximo para facilitar el camino a las siguientes generaciones. Ésta es nuestra responsabilidad. 

Para seguir el trabajo de Junior Female Leaders y todas sus interesantes propuestas les podéis seguir en sus redes: página webInstagram (@juniorfemaleleaders) y Twitter (@jrfemaleleaders).

Rahmata Dem Njie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

El despegue de la industria espacial africana

Mié Sep 8 , 2021
Durante las dos últimas décadas la industria espacial africana ha experimentado un boom en toda regla, dejando atrás los tiempos de carencia de innovación en la materia, contando con países e iniciativas punteros en la nueva carrera por la exploración del cosmos (Giles, 2018). Los casos de Sudáfrica, Nigeria o Etiopía ejemplifican perfectamente el potencial desarrollo que África puede llegar a alcanzar con las nuevas tecnologías espaciales.